A la hora de adquirir un nuevo par de zapatillas para practicar nuestro deporte favorito es muy importante dedicar un poco de tiempo a la elección del modelo adecuado. El número de modelos disponibles es tan amplio que más de uno podría sentirse abrumado ante tal perspectiva.

Deberemos prestar atención a una serie de factores importantes para que nuestras compañeras de andanzas no nos den ningún disgusto. Y lo que es más importante, nos permitan disfrutar de nuestras salidas sin siquiera acordarnos de ellas, que es, seguramente, lo mejor que podríamos decir de un buen par de zapatillas de running.

Elegir las zapatillas adecuadas no es solo cuestión de presupuesto. Podríamos pensar que cuanto más caras mejores serán las zapatillas que compremos, pero desgraciadamente para los que disfrutan de una mejor posición económica y afortunadamente para la mayoría de los mortales, esto no es siempre así. 

Claves para elegir tus zapatillas de running ideales

Encontrar las zapatillas de running ideales para nosotros es encontrar unas zapatillas que cuando corramos con ellas a diferentes ritmos y en diferentes circunstancias, las zapatillas sean una prolongación de nuestro propio cuerpo. Puede que las que nos iban bien hace unos años ya no nos vayan tan bien, o las que le van bien a nuestro compañero de entrenamiento no nos vayan bien a nosotros. Huyamos de novedades, de publicidad, de embaucadores comerciales y centrémonos en lo que nos interesa.

Vamos a hacer un repaso de las claves que nos garantizarán que nuestra elección sea la más adecuada para que nuestra práctica no se vea perjudicada.

Cómo elegir las mejores zapatillas de running para ti.

Bien, allá vamos, voy a intentar ayudarte a elegir las zapatillas que mejor se ajusten a tu estilo de carrera.

Consejos y trucos

Comencemos diciendo verdades como puños. No hagas caso a comentarios, ni siquiera a consejos de amigos hechos con la mejor voluntad de ayudarte. Te aseguro que, después de más de 26 años practicando running de forma continuada, no existe una zapatilla de running perfecta para todo el mundo.

Dicho esto, el primer consejo que puedo darte es que solo corras con unas zapatillas diseñadas para correr. A los ya iniciados esta afirmación les resultará obvia, pero muchos principiantes comienzan a correr con zapatillas diseñadas para otros deportes o simplemente para vestir y esto es extremadamente peligroso para su salud.

Puede que cuando observemos una zapatillas de running no veamos nada especial en ellas a simple vista, pero todo su diseño, los materiales utilizados, su interior se han diseñado pensando en las dos tareas que las zapatillas de running deben encargarse de realizar, la amortiguación del impacto y la transición de la pisada.

Otro consejo importante es que cuando encuentres tus zapatillas de correr las utilices únicamente para eso, para correr. No las uses para pasear ni para ir a por el pan o el periódico. Recuerda, son específicas para correr y si les das otros usos acortarás su vida útil.

El ajuste de tus zapatillas es el factor fundamental para que cumplan su misión. Sigue estos consejos para el ajuste de tus zapatillas de running

  • Los pies tienden a expandirse e hincharse, no solo cuando corres, sino también un poco a lo largo del día, así que si tienes que probarte zapatillas hazlo por la tarde, para que el ajuste sea lo más preciso posible.
  • Para que puedas disfrutar de una pisada bien acomodada, cuando te pruebes la zapatilla, empuja el pie hacia adelante todo lo que puedas. En esta situación debería caber un dedo entre la zapatilla y tu talón.
  • La zapatilla debería envolverte el pie de forma cómoda, y no debes notarla ni suelta ni apretada. El pie debe acomodarse en la parte central de la plataforma destinada a ello.
  • Hay diferentes hormas de zapatillas. Unas encajan mejor en pies estrechos y otras, en pies anchos. Además, muchas zapatillas vienen con anchuras especiales para diferentes tipos de pie. Para hombres, la anchura estándar es la D y para mujeres, la B.
  • Fíjate si existen zonas que parezcan más propensos a provocarte rozaduras, ya que, a la larga, pueden derivar en ampollas cuando corras largas distancias.

Tu número ideal y la horma

Y hemos comentado al principio que el ajuste es fundamental para no tener problemas con las nuestras zapatillas de correr.

Para elegir el número ideal debes empujar el pie hacia adelante todo lo que puedas. En estas circunstancias debe caber un dedo entre la zapatilla y el talón del pie. De esta manera, aunque nuestro pie se ensanche a medida que hagamos kilómetros no tendremos ningún problema con nuestras zapatillas.

Es muy importante elegir también una zapatilla de running cuya horma se adapte a nuestro pie. La forma de comprobarlo será la siguiente:

  • Todas las zapatillas de correr llevan en su interior una plantilla. Extraeremos la plantilla del interior de nuestras zapatillas.
  • Colocaremos la plantilla en el suelo y colocaremos nuestro pie sobre la misma.
  • Comprobaremos que no sobra plantilla, es decir, que el tamaño de la misma no es más grande que nuestro pie, o sea que la anchura de la misma y la anchura de nuestro pie son iguales.
  • Si, o bien nuestro pie es más ancho que la plantilla o la plantilla sobresale por los lados de nuestro pie deberemos buscar una horma mayor en el primer caso y más pequeña en el segundo caso.

No existe la mejor zapatilla de running

Cada pie es único e incluso algunas de las más cualificadas y mejor consideradas zapatillas de running, de las marcas más innovadoras y las que gastan más dinero en marketing y publicidad, pueden no funcionar para tí. Sin embargo, si sabes cómo buscar, sí encontrarás la zapatilla perfecta.

Elegir zapatilla ideal
Como elegir zapatilla ideal

Si bien muchos elegirían la zapatilla para correr número uno, esto es:

  • la mejor calificada por los usuarios
  • la más vendida
  • la que tiene mejores campañas de marketing
  • la que en los pies de los profesionales bate todos los récords

ya que, en teoría, debe ser la mejor, ten en cuenta la poca diferencia que hay en las puntuaciones generales y lo que es más importante, estas clasificaciones suelen hacerse por lo que interesa vender al marketing comercial y a las tiendas. Nuestro consejo general es que siempre que elijas zapatillas para correr de una marca consagrada, obtendrás una zapatilla que es buena para la mayoría de los corredores, dado que está diseñada para su uso previsto, pero tal vez no sea la zapatilla ideal para tí.

Comodidad por encima de todo lo demás.

Diferentes investigaciones demuestran que el confort puede aumentar la economía de carrera y reducir el riesgo de lesiones.

Existen estudios que analizan las lesiones de los últimos 40 años en el running. Los investigadores encontraron que el confort o la comodidad, juega un papel muy importante para reducir el número de lesiones.

El confort o la comodidad se consigue con: 

  • Talla perfecta. Si no estás seguro de la talla que necesitas consulta una guía de tallas. 
  • Ajuste perfecto. Esto es equivalente a que no sientas la zapatilla demasiado apretada en ninguna zona, ni tampoco demasiado suelto en la zona del talón ni en el antepié. Además debes prestar atención a que no existan molestias en ninguna zona, ni pellizcos, ni costuras o dobleces que aprieten. 
  • Amortiguación. En cada zancada la entresuela debe hacer el trabajo de absorber el impacto para que no tenga que hacerlo tus tobillos, rodillas y caderas. Debes experimentar la sensación de caminar sobre algodón. 
  • Transpiración. Tal vez, y dependiendo de tu zona, en los días más duros de invierno tus pies necesiten de unos calcetines adecuados, pero por lo general, mientras practicas el running tus pies generarán la suficiente cantidad de calor para que lo más importante para su comodidad sea las transpiración de tus zapatillas.

De las cuatro características que aportan confort o comodidad a las zapatillas, la amortiguación es la que los usuarios consideran la más importante. Así pues, en tu zapatilla de entrenamiento, olvídate del peso y elige unas zapatillas que te aseguren una buena amortiguación. Por lo general, cuanto más ligeras sean menos amortiguación te van a ofrecer, aunque puede existir algún caso excepcional donde esta regla no se cumpla.

Zapatillas ligeras vs amortiguadas
Una zapatilla ligera de entrenamiento diario (Nike Air Zoom Pegasus) vs. una zapatillas más pesada de amortiguación top (Adidas Ultraboost)

Qué es el tipo de pisada y por qué es importante 

Podríamos decir que, a menos que tus pies tengan algún tipo de condición especial, el tipo de pisada no representará para tí riesgo añadido de lesión ni condicionará tu práctica diaria de running. Si tienes, o sospechas que tienes, algún tipo de pisada especial te aconsejo que visites un especialista. Algunas pautas generales: 

  • Si no tienes ni idea de tu tipo de pisada, compra zapatillas neutras.
  • Si tienes pies planos, compra zapatillas con control de movimiento.
  • Si tienes pies cavos, elige entre zapatillas estables o zapatillas neutras.
Neutro vs Estable vs Motion Control
Neutro vs Estable vs Motion Control

Zapatilla neutra (izquierda) vs. zapatillas estable (centro) vs. zapatilla con control de movimiento (derecha)

Para determinar si tu pisada es pronadora o supinadora, también puedes echar un vistazo a tus zapatillas o incluso zapatos usados y observar si el desgaste es más acusado en la parte exterior de los mismos (supinación) o por el contrario sufren un desgaste más acusado en la parte interna (pronación). Si el desgaste es uniforme tu pisada es neutra. 

En el cuadro siguiente todas las imágenes corresponden al pie derecho.

Tipos de pisada, pronador, neutro o supinador
Tipos de pisada, pronador, neutro o supinador

Además de lo recogido en el cuadro anterior conviene que sepas que pueden existir otro tipo de condicionantes anatómicos que determinen el tipo de pisada de cada corredor que te presento a continuación:

Condicionantes anatómicos que determinan el tipo de pisada
Condicionantes anatómicos que determinan el tipo de pisada.

¿Asfalto o montaña? 

La respuesta es sencilla, aunque a veces aparece alguna duda. Si mayoritariamente corres por asfalto, parques, cinta de correr o incluso por caminos de grava o tierra debes elegir zapatillas de asfalto.

Solo si corres por terrenos abruptos de montaña o senderos con piedra y raíces utiliza unas zapatillas de trail running, en cualquier otro caso no las necesitarás. No te preocupes, si para llegar a tu sendero favorito o hasta que alcanzas la montaña debes correr algún kilómetro con las zapatillas de trail, no hay ningún problema, eso sí, no abuses de su uso en asfalto porque es posible que tus pies y rodillas lo noten. 

Estas son las diferencias entre las zapatillas de asfalto y las de trail que debes conocer:

Suela: El dibujo de la suela es más plano en las zapatillas de asfalto, para adaptarse mejor al terreno, se trata de que exista una superficie lo mayor posible en contacto con el suelo. En cambio en las zapatillas de trail o montaña, la suela presenta tacos para garantizar una mejor tracción en terrenos irregulares. 

Por supuesto, el tipo de compuesto utilizado en una y otras es también completamente diferente. 

Suela asfalto vs suela trail
Hoka One One clifton 8 (zapatillas de asfalto) vs. Hoka One One Speedgoat 4 (zapatillas trail)

Protección: La mayoría de zapatillas de trail presentan una protección adecuada, principalmente en la puntera de la misma, para asegurar el pie del corredor.

Peso: Debido a la mayor protección y las características de la suela, normalmente las zapatillas de trail suelen ser más pesadas que las de asfalto. Aunque en ciertos modelos como puedes ver a pie de imagen la diferencia es solo testimonial.

Upper: Después de la suela, esta es la zona que experimenta más diferencias. En las zapatillas de asfalto se prioriza la ligereza y la transpirabilidad frente a las zapatillas de trail, donde se prioriza por encima de todo la protección frente a cualquier agente externo, piedras, raíces, etc. También se da más importancia a la sujección del pie, para que se mantenga siempre exactamente donde debe estar.

En algunos modelos que van a ser utilizados en condiciones adversas se utilizan materiales especiales, tipo Gore Tex u otro tipo de membranas impermeabilizantes y empiezan a estar de moda en algunos modelos indicados para uso en ciertas condiciones climatológicas adversas las polainas incorporadas en la propia zapatilla. 

Cordones: Las zapatillas de trail o montaña suelen tener algún tipo de bolsillo o protección para resguardar los cordones y que estos no se enganchen con la vegetación o cualquier otro tipo de accidente orográfico durante la carrera. 

Conclusión: Las zapatillas de asfalto se diseñan para ser rápidas. Las de trail para ofrecer protección

Drop adecuado en las zapatillas de running

Si estás empezando no es necesario que pienses en el drop o caída desde el talón hasta los dedos del pie. Cualquiera de las zapatillas diseñadas para correr serán adecuadas independientemente del drop de la misma. Más adelante podrás empezar a experimentar y podrás decidir cual es el drop que mejor se adapta a tu forma de correr. 

Si tienes o has tenido lesiones graves de rodilla, cadera, tendón de Aquiles o fascitis plantar es mejor que consultes a un especialista antes de comprar tus zapatillas de running.

De mis conversaciones con corredores experimentados veo que estos tienden a mostrar interés por el drop de las zapatillas y la influencia que este puede tener en la carrera. 

Si quieres más información, a continuación te muestro una pequeña guía sobre los cambios asociados a la biomecánica en relación con el drop utilizado, ya que este es el único punto en el que existe unanimidad en todos los estudios científicos.

Si bien, antes de continuar debemos tener claro, que existen tres tipos de corredores dependiendo de la zona del pie que toma contacto con el suelo en la fase de apoyo, los corredores de retropié, los de mediopié y los de antepié.

Peso del corredor

Este es otro factor sumamente importante a la hora de elegir una zapatilla. Podríamos establecer tres escalones perfectamente diferenciados, a saber:

  • Corredores de menos de 75 Kg
  • Corredores entre 75 y 85 Kg
  • Corredores de más de 85 Kg

Conviene tener claro que cuando decidamos a cuál de los anteriores grupos pertenecemos no debemos engañarnos a nosotros mismos y en caso de duda redondear nuestro peso al alza. Es mejor elegir una zapatilla diseñada para un peso ligeramente superior al nuestro que elegir una diseñada para un peso menor. 

Si hacemos esto último corremos el riesgo de lesionarnos. Elegir una zapatilla para un peso inferior al del corredor que va a usarla resultará en menos amortiguación, menos estabilidad, comprometerá la duración de la misma, la respuesta no será la adecuada ni la esperada y la consecuencia menor será no disfrutar de nuestra pasión. Si seguimos incidiendo en este error podremos provocarnos una lesión.

Número de kilómetros que vamos a hacer

A la hora de elegir nuestras zapatillas de running debemos considerar el número de kilómetros que vamos a realizar con ellas. No es lo mismo realizar entrenamientos de 5 u 8 kilómetros 3 días por semanas que hacer rodajes de 10, 12 o incluso más kilómetros 4, 5 o incluso 6 días a la semana. 

En el primer caso podremos elegir unas zapatillas más ligeras, con menos amortiguación y por lo tanto podremos ajustar más nuestro presupuesto, teniendo la seguridad de que en estas condiciones de uso no vamos a exponernos a una lesión. En el segundo caso deberíamos olvidarnos del presupuesto y elegir una zapatilla con buena amortiguación y materiales de construcción de la máxima calidad para garantizar que nuestra salud no va a estar expuesta a lesiones. Además, de esta forma, podremos alargar también la vida útil de nuestras zapatillas. Hoy en día tenemos zapatillas de running con placa de carbono que no solo mejoran sus prestaciones, sino también su longevidad.

No debemos olvidar que nuestras zapatillas de running vienen con fecha de caducidad, o mejor dicho, con un uso útil recomendado. Como norma general el kilometraje medio que podemos realizar con unas zapatillas es de unos 900 a 1000 km. Y decimos como norma general pues existen una serie de variables que pueden acortar dicha duración. Estas variables pueden ser el peso del runner, el terreno por el que entrenamos, el ritmo de carrera, etc. En cualquier caso, salvo que hayamos comprado unas zapatillas con placa de carbono, las variables anteriores nunca alargarán esos 900 a 1000 km, pero si que pueden reducirla.

No debemos dejarnos llevar por el aspecto exterior de nuestras zapatillas. A veces pueden tener un aspecto inmejorable y haber llegado al final de su vida útil. Incluso aunque la suela parezca que no está muy desgastada, el material que nos proporciona la amortiguación, el que está justo encima de la suela más externa y que, necesariamente es más blando, habrá dejado de cumplir su función. No debemos olvidar, que cada vez que nuestro pie impacta contra el suelo, es esta parte de la zapatilla la que amortigua nuestro peso y por lo tanto se deforma y vuelve a continuación a su estado original. Este intenso trabajo algunas veces no repercute, necesariamente, en su aspecto externo, pero de igual manera habrá llegado a su final.

Una buena manera de asegurarnos que no nos pasamos de uso es programar una alarma en nuestro móvil. Si tenemos una planificación de los kilómetros que vamos a hacer cada semana es fácil calcular, al menos de forma aproximada, cuando van a llegar nuestras zapatillas al final de su vida útil.

Todo lo que estamos comentando, se refiere a las zapatillas de entrenamiento. Si para las competiciones utilizamos un modelo específico de competición, y siempre como norma general, al ser estas más ligeras su duración será mucho menor, aproximadamente la mitad de kilómetros útiles que unas de entrenamiento.

De la misma forma, si hablamos de zapatillas de trail, cuya construcción y los materiales usados en la misma son más resistentes y rígidos, podremos alargarlas hasta los 1200 a 1300 km con la garantía de no comprometer nuestra seguridad. 

Olvídate del marketing y elige objetivamente

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *